viernes, 12 de junio de 2009

La Infancia Feliz.
Corrian los años felices de la infancia cuando conoci la palabra Divorcio, sin alcanzar a comprender lo que esto representaba ni lo que despues vendria, comencé a experimentar situaciones diferentes en la vida diaria familiar.



Finalmente llegó la desintegración del núcleo familiar, como tal, no asi la relación padres-hijos. Afortunadamente esto nunca sucedio, y al dia de hoy agradezco al cielo que asi haya sido.

Cambio de Vida


A mis escasos 7 años de edad, a dejar los amigos de la primera infancia escolar, los parientes cercanos y cambio a la gran capital, un futuro incierto, sombrio, los miedos internos que provocan frio en el alma.


Los primeros meses sin colegio, habituandonos a la nueva vida: Vita, la abuela paterna, el padre viajero, la loncheria iniciando actividades, entrarle al rol y servir de algo, todo novedoso y al mismo tiempo sin interes, mi mente ocupada con la palabra magica, Divorcio.





Porqué?, Cómo?, Que fué?, que pasará?, con el devenir del tiempo, las interrogantes tomaron otra forma, las dos personas encargadas de nuestro cuidado resultaron ser magicos, lograron que en cosa de meses las expectativas y el animo fueran otros. Paseos familiares con el particular estilo de estas bellos seres: Chapultepec con bolsas de viandas, nada faltaba, la horchata, las tortas, los tacos, el
postre, el transporte urbano, clásico de la capital, mezclado con el sabor provinciano, ingenuo, noble y bullanguero de la abuela; Y al grito de "llegamos Toño", comenzaba la desbandada de los pinillos y en ocasiones de los vecinos que nos acompañaban.

El regreso a clases, nueva escuela, nuevos maestros, sin amigos, en poco tiempo ya me habia ganado el cariño de mi maestra, quien no se si por instinto o conocedora de mi situacion, me brindó siempre un apoyo valiosisimo, yo respondí con buenas calificaciones y sobresaliendo en todas las actividades escolares, declamador, bailarin, maestro de ceremonias.



Adaptado en esta nueva etapa, lo demas fue hacer amigos, vivir mi infancia normal, correrias en las obras de urbanización del barrio, guerras de lodo, explorar los tuneles recien excavados, y, como llegar a casa sucio, oloroso?, aprovechar la distraccion de la abuela por la radionovela de las 8.


Despues llegaría mi mejor amiga, la bicicleta en premio a mi comportamiento, haaa y me volvi vago, de lo cual les comentaré en la siguiente entrada.

3 comentarios:

alicia susana baigorria ligorred dijo...

uyyy jarocho....si tenès tan lindos recuerdos a pesar de los golpes de la vida... si lograste salir adelante...me da esperanzas leer tu historia...mis nietos estan por pasar por una experiencia parecida.
Ojalà yo cumpla un papel de resguardo, de roca sòlida, como tu abuela.
Un abrazo, Alicia

Jarocho dijo...

Si Alicia, muy importante el respaldo de la abuela en estos momentos, aunque se diga lo contrario, estos son parte importante de la formacion de uno.
Deberas hacer acto de presencia, los nietos lo agradecen toda la vida. Un abrazo.

maracuyá dijo...

Jaro...
qué emocionante relato!!!
Has tenido esa fortuna de seguir conservando a tus padres, a pesar de su separación.

Y esa abuela maravillosa que hizo tu infancia feliz. Con tantos lindos recuerdos como cuentas...muy lindos.

Espero ansiosa esa entrada que prometes, vago...

Me gusta mucho como va este blog.

Un beso muy, muy grande.